Mientras su marido reprime, Asma Al Assad compra lujosos objetos

Podría decirse que las preocupaciones de la primera dama siria son bastantes lejanas a las de cientos de miles de ciudadanos. Según se desprende de los correos electrónicos de la familia presidencial que fueron difundidos por el periódico británico The Guardian, entre sus principales pasatiempos se encuentran las compras por Internet.

 

El interés de Asma Al Assad se centra en objetos de diseño, exclusivos y costosos, que muchas veces encarga a sus amistades en Europa. Mientras su marido, Bashar Al Assad, se enfrentaba a los primeros meses de protestas contra su régimen, la primera dama se mostraba preocupada por las rebajas en Harrods, en su Londres natal, y casi extasiada con un jarrón de 4.200 dólares.

 

En un mail de junio pasado, le pedía a un tal Abdulla que se fijara si aún estaba disponible. "Lo compró. Consiguió un 15% de descuento. Tiempo de entrega: 10 semanas", fue la respuesta, y añadía: "Hoy deberías recibir un mechero de Armani... Si necesitas algo más, por favor házmelo saber".

 

Menos suerte tuvo con unos zapatos del francés Christian Louboutin con cristalería incrustada valuados en casi 6 mil dólares que, pese a "le encantaban", descartó por ser poco útiles.

 

"¡¡¡Me ENCANTAN!!! (...) Pero no creo que me vayan a ser útiles próximamente, por desgracia", escribió desde su iPhone, según el periódico británico, con la firma de su seudónimo, "AAA".

 

El 19 de julio de 2011, encargó a su prima Amal joyas fabricadas por un pequeño taller de París. Pidió: "un collar turquesa con diamantes y oro amarillo y un pequeño empedrado en un lado" y una amatista "con diamantes y oro blanco" o "un diseño similar".

 

Conseguir la segunda parte cinematográfica de Harry Potter y las reliquias de la muerte también tuvo ocupada a Asma Al Assad a fin del año pasado: "Nosotros también estamos bien. ¿Vendrás sobre el día 2 (de diciembre) o antes? En ese caso, por favor, ¿podrías traer la segunda parte de Harry Potter?".

 

De los más de tres mil mails entregados por la oposición a The Guardian, queda claro que el régimen sirio lleva una fastuosa vida a pesar de las numerosas sanciones económicas en su contra. Sólo en los últimos meses, la familia Al Assad gastó decenas de miles de dólares en objetos de decoración, como cortinas y candelabros.

 

El derroche y el lujo diario han sido una constante en las familias de los regímenes enfrentados por la Primavera Árabe. El último dictador en caer, el libio Muammar Khadafi, era propietario de millonarias mansiones en Europa y de un centro comercial.

Cargando...