Marc Ouellet, "cardenal de hierro" y gran conocedor de América Latina

El cardenal canadiense Marc Ouellet afirmó en su momento que convertirse en Papa "sería una pesadilla", pero este defensor a ultranza de la ortodoxia, que vivió años en Colombia y dirige la Pontificia Comisión para América Latina, forma parte de los favoritos para suceder a Benedicto XVI.

Ouellet, un teólogo de alto vuelo, de 68 años, provocó fuertes polémicas en Quebec, la provincia francófona de Canadá, al defender en los años 2000 las posturas del Vaticano contra el matrimonio entre homosexuales y contra el aborto incluso en caso de violación y criticó la "decadencia" de una sociedad en la cual dos de cada tres niños nacen fuera del matrimonio. La prensa canadiense lo apodó "el cardenal de hierro".

"Es el único cardenal que se ve con el Papa todas las semanas", dijo el arzobispo retirado de Montreal Jean-Claude Turcotte, al referirse a su relación de confianza con Benedicto XVI, que renunció la semana pasada a su pontificado.

Este políglota (habla francés, inglés, español, portugués, alemán e italiano) bronceado por el sol de Italia es alguien discreto, poco dado a sumergirse en la multitud y de bajo perfil mediático. Tiene reputación de hombre de acción, que no oculta sus convicciones, al punto de llevarse por delante a quien no las comparte.

Tercero de una familia de ocho hijos, Marc Ouellet nació en junio de 1944 en una zona del norte de Quebec que por entonces era de reciente colonización. Una región de leñadores y de minas de oro.

Su padre era director de escuela. A los 17 años, al leer 'Introducción a la vida devota', de San Francisco de Sales, este joven fuerte y deportivo, amante del hockey y la natación, decidió convertirse en sacerdote.

-- "Una responsabilidad abrumadora" --

Ouellet se licenció en Teología en Montreal en momentos en que la sociedad de Quebec empezaba a dar la espalda a la Iglesia católica, guardiana de la lengua y de las tradiciones francesas desde la conquista británica en 1760. En 1968, es ordenado sacerdote.

Entre los años 1970 y 1980, realizó largas estancias en Colombia, donde formó a miles de religiosos como rector y profesor de los Seminarios de Manizales, Cali y Bogotá.

Tras su designación como rector del Gran Seminario de Montreal, en 1990, su carrera conoce un ascenso fulgurante. En 2001, es nombrado obispo y, un año después, arzobispo.

En 2003, Juan Pablo II lo nombra cardenal, y dos años más tarde, cuando éste fallece, aparece por primera vez entre los candidatos con posibilidades de acceder al papado.

Benedicto XVI lo designa en 2010 prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, un organismo de la Curia Romana (el gobierno del Vaticano).

A finales de ese año, brilló por su capacidad y temperamento en el congreso internacional 'Ecclesia in América', el evento que abrió el Año de la Fe decretado por Benedicto XVI.

En 2011, cuando un diario de Quebec lo interrogó acerca de sus posibilidades de convertirse en Papa, Ouellet respondió: "Sería una pesadilla... una responsabilidad abrumadora".

Sin embargo, esta semana admitió, en unas declaraciones a Radio Canadá, que dada su posición, debía "estar listo" para cualquier eventualidad. "Debo ir al cónclave planteándome: 'y si se llega a dar...', 'y si se llega a dar...'. Confieso que esto me hace pensar, orar, incluso me provoca un poco de temor", confesó, antes de señalar que el futuro Papa debería abordar, entre otros grandes temas, el de los nuevos medios de comunicación, por su gran influencia sobre los jóvenes.

Pero un obstáculo mayor se puede anteponer en un eventual camino de Ouellet hacia el Trono de Pedro: unas víctimas de abusos sexuales del clero publicaron esta semana una lista de doce papables que supuestamente encubrieron esos crímenes, en la que el canadiense figura junto a cardenales de Argentina, Australia, Estados Unidos, Ghana, Honduras, Italia, México y República Checa.

"Queremos exhortar a los prelados católicos a dejar de fingir que lo peor ha pasado con respecto a los abusos sexuales del clero y (a dejar de) encubrir la crisis", dijo David Clohessy, director de la Red de Supervivientes de los Abusados por Sacerdotes (SNAP), con sede en Estados Unidos. "Trágicamente, lo peor casi con toda seguridad está por venir", agregó.

El cardenal canadiense Marc Ouellet afirmó en su momento que convertirse en Papa "sería una pesadilla", pero este defensor a ultranza de la ortodoxia, que vivió años en Colombia y dirige la Pontificia Comisión para América Latina, forma parte de los favoritos para suceder a Benedicto XVI.

El cardenal canadiense Marc Ouellet afirmó en su momento que convertirse en Papa "sería una pesadilla", pero este defensor a ultranza de la ortodoxia, que vivió años en Colombia y dirige la Pontificia Comisión para América Latina, forma parte de los favoritos para suceder a Benedicto XVI.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK