Se consagró Clementina Díaz al estudio de la cultura Mexicana

MÁS DESTACADO EN ENTRETENIMIENTO

(Semblanza)

México, 19 Feb. (Notimex).- Especialista en la arquitectura y arte de la Nueva España, y en la pedagogía jesuítica de la época, la recién fallecida escritora, investigadora y académica mexicana Clementina Díaz y de Ovando (1916-2012) se convirtió en la primera mujer en recibir el honor más alto que otorga la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Premio Universidad Nacional 1988.

Díaz y de Ovando estudió Letras Españolas en la Facultad de Filosofía y Letras, en donde también realizó la maestría y doctorado.

Desde 1943 se inició como ayudante de un investigador en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y poco a poco ascendió hasta llegar a investigadora de tiempo completo en la más alta categoría.

Bajo la dirección de Manuel Toussaint y Justino Fernández, se consagró a la investigación y al estudio de las letras, la historia y la cultura de México, tanto elitista como popular.

De acuerdo con la crítica especializada, sus publicaciones reflejan sus diversas inquietudes, como la historia de las instituciones, en particular de la Universidad, la historia de la ciencia, de la literatura, el arte y las costumbres.

Algunas de sus obras son ejemplo de los temas que a lo largo del tiempo captaron la atención de la doctora Díaz y de Ovando: La Escuela Nacional Preparatoria. Los afanes y los días (1972), La Ciudad Universitaria. Reseña histórica, 1929-1955 (1979), Obras completas de Juan Díaz Covarrubias (1959), Vicente Riva Palacio. Antología (1976) y La postura de México frente al patrimonio arqueológico nacional (1990), entre otras.

Por su destacada labor, Díaz y de Ovando es miembro de instituciones de gran prosapia: académica de número de la Academia Mexicana de la Lengua (1985) y académica de número de la Academia Mexicana de la Historia Correspondiente de la Real de Madrid (1975).

Por su lucha en favor del mejoramiento de la situación de la mujer en el país, el ex presidente Carlos Salinas de Gortari la designó Consejera de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en 1993.

Otra de las distinciones a las que fue acreedora fue la Presea Miguel Othón de Mendizábal, por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en 1994.

NTX/MAY/AQF

Cargando...