Un domador atacado por un tigre sin cultura geek

En ocasiones, las versiones sobre la presencia amenazante de feroces felinos sueltos en la ciudad surgen de la fantasía popular, cuando no son un mero rumor alimentado por medios que propagan historias de miedo sin verificar. Hace una semana en el pueblo de Cox, Alicante, España, vecinos y trabajadores denunciaron el temor a ser atacados por leones o tigres. Esta noticia, si se quiere menor, viró castaño a oscuro cuando la cronista de un programa de Antena 3 fue a entrevistar al dueño de un presunto circo quien, mientras mostraba lo apacibles que eran sus tigres, uno de ellos le asestó un zarpazo en vivo y en directo. Tal vez, a causa del "acople" del micrófono que el animal no habría sabido interpretar.

El video enseguida se viralizó y con razón: la nota realizada "in situ" confirmaba la paranoia de los vecinos. Especialmente la de los empleados de una cooperativa agrícola, primeros en dar alerta de la existencia del predio (ocupado sin licencia municipal) donde estacionaban varios carros habitados por dos tigres, tres leones y un mapache.

Mientras desde el estudio del programa "Espejo público" sus conductores advertían que el dueño de los animales azuzaba a uno de ellos con un palo y que éste lo rodeaba con agresividad, la cronista presentaba lo que sería un reportaje donde Gian Franco, quien dijo haber sido domador de un viejo circo itinerante, iba a tratar de tranquilizar a los vecinos.

Para reforzar la presunta falta de peligro, Franco decidió contestar a las preguntas en directo y desde el interior de la jaula. Jamás imaginó que uno de los animales iba a alzarse en dos patas y desgarrar su camisa y la piel de su pecho de un zarpazo. "Es el animal que más me quiere", arguyó segundos después de haber pedido a su ayudante la vara con la que había estado tratando de "amansarlo".

Conclusión: en una nota donde el domador y una cronista visiblemente indulgente iban a intentar poner paños fríos al conflicto, las imágenes del ataque en vivo comunicaron todo lo contrario.

Mientras la conductora del espacio, Susanna Griso, expresaba en nombre de la audiencia que "nos acabamos de quedar boquiabiertos", Franco atribuía el comportamiento del tigre al micrófono que llevaba colocado en su oreja para hablar con el estudio de televisión. "Me ha visto con algo raro en el oído, sentía hablar dentro de mí y me ha visto como un extraño", explicó. De pronto, el culpable del mal momento era un felino poco ducho en cuestiones tecnológicas.

Antes del ataque: Informe de "Antena 3" de las primeras denuncias contra el "zoo ambulante" de Alicante.

Según la movilera de "Espejo público", no era verdad que los animales estuvieran sin agua ni alimentos, o que las condiciones de seguridad fuesen insuficientes. Pero nadie duda que la mujer se llevó el susto de su vida: segundos antes, Gian Franco la había invitado a ingresar en la jaula.

Cargando...