¿Qué necesita tu bebé recién nacido?

Desde la llegada misma del bebé, es esencial la mamá y el papá se tomen tiempo para conocerlo, y aunque tengan poca o nada de experiencia con bebés, ambos se dejen llevar por sus instintos y sus ganas.

 Es esencial la mamá y el papá se tomen tiempo para conocer al bebé / Foto:Thinkstock Es esencial la mamá y el papá se tomen tiempo para conocer al bebé / Foto:Thinkstock

El bebé necesitará que quien lo alce se sienta seguro y así le transmita la confianza para adaptarse naturalmente a la vida.

Los mirará, estudiará sus gestos, sostendrá de a ratitos su mirada y desde allí comenzará a construirse su lazo afectivo.

El bebé dentro de los primeros 10 días recuperará el peso que tuvo al nacer, luego de la pérdida inicial. A partir de allí ganará regularmente peso y su aspecto cambiará mucho en poco tiempo.

Si nació con mucho pelo es probable que en este primer período se le caiga en abundancia y aparezca el color definitivo. Si nació con poco pelo, éste irá apareciendo paulatinamente generando un cambio de imagen significativo.

Es por ello que las fotos son tan diferentes en los primeros momentos de recién nacido y a lo largo del paso de las semanas.

Si nació con algún hematoma del parto, en estos días irá desapareciendo a la par que puede aparecer una erupción propia de la lactancia o una dermatitis seborreica.

Esta dermatitis se manifiesta mediante la aparición de descamaciones amarillentas en la cabeza que es totalmente normal y que por ello no requiere de ningún tratamiento; desaparece sola.

También puede suceder que el bebé presente piel muy seca. Esto es así porque la capa cremosa que protegía la piel del bebé dentro del útero materno puede haberse reabsorbido y por ello se seca y se escama la piel. Se trata de un proceso más de adaptación del cuerpo a la vida fuera del vientre materno.

Otro rasgo que llama a la atención pero que es totalmente normal es la llegada de un bebé con algún diente. Hay bebés que nacen con dientes de leche ya formados dentro de sus encías y algunos con algún diente ya fuera de ella. No hay por qué preocuparse salvo que moleste en el momento de la lactancia. Es por ello que algunos pediatras aconsejan extraerlo.

Con el tiempo el bebé irá logrando controlar más sus movimientos y esto le traerá la oportunidad de realizar más actividades y de interactuar con sus adultos de referencia.

Alrededor de la semana 12 descubrirá sus manos y sus pies. Es muy divertido verlo atento a ellos y moviéndolos torpemente aún. También logrará sostener más la cabeza. Por ello le gustará estar en su sillita y desde allí ver el mundo. Es este un buen momento para proponerle ponerlo de cúbito ventral o “panza abajo”, así estimulará la cervical y aliviará el reflujo gástrico si es que lo padece.

Conocer y reconocer al bebé es tarea de todos los días.

¡Tomarse el tiempo para ello es una experiencia maravillosa!
-
Marisa Russomando es psicóloga especialista en Maternidad y Crianza y directora de La Cigüeña.

Quizás te interese:
Cómo será tu bebé recién nacido
Prevención de la muerte súbita en bebés
Recién nacido: sueño y salud


Cargando...